ENFERMEDAD DE OJO SECO Y CIRUGÍA REFRACTIVA CORNEAL

Dr. Fernando Llovet

Dr. Fernando Llovet

    Los defectos de refracción son la principal causa de discapacidad visual en todo el mundo y la cirugía refractiva se ha convertido en una alternativa eficaz a la corrección óptica de los errores refractivos.1  En los últimos treinta años se han desarrollado técnicas quirúrgicas que, mediante la eliminación de tejido corneal con láser, remodelan la córnea y cambian su poder refractivo. El objetivo de estas intervenciones, común a toda la cirugía refractiva, es el de eliminar o minimizar la dependencia de gafas o lentes de contacto.

    Hoy día podemos dividir los procedimientos refractivos corneales con láser en tres grupos, según se basen en: la ablación de la superficie corneal (queratectomía fotorrefractiva o PRK, transepitelial queratectomía fotorrefractiva o T-PRK, epitelial con láser queratomileusis o LASEK y láser de epípolis in situ queratomileusis o Epi-LASIK), la ablación del estroma corneal (LASIK -queratomileusis in situ con láser con microqueratomo mecánico- o FS-LASIK – con femtosegundos-) o en la extracción de un lentículo corneal refractivo (con femtosegundos o FLEx y con pequeña incisión o SMILE).

    Cada modalidad de cirugía refractiva corneal tiene ventajas e inconvenientes Así, las técnicas de lamelares (LASIK) son generalmente menos dolorosas y permiten una recuperación visual más rápida que los métodos de superficie (PRK), mientras que estos últimos pueden evitar una serie de complicaciones quirúrgicas derivadas de la creación del lentículo corneal que requiere un LASIK. Por último, el procedimiento SMILE podría ofrecer potenciales ventajas biomecánicas sobre LASIK, sin las molestias de la PRK. Sin embargo, un reciente meta-análisis no mostró diferencias significativas, entre las diferentes técnicas de cirugía refractiva corneal con láser, en resultados visuales (eficacia y seguridad) o calidad visual (aberraciones de alto orden/ HOA y sensibilidad al contraste).2

    En la actualidad la corrección visual con láser muestra una excelente precisión, buenos resultados visuales y refractivos, alta tasa de satisfacción y mejora en la calidad de vida de los pacientes, inclusive cuando se comparan con otras técnicas quirúrgicas no corneales (lentes fáquicas) o con el porte de lentes de contacto.3, 4, 5, 6  Son, todos ellos, procedimientos seguros y con muy baja incidencia de efectos adversos graves, que pudieran ocasionar una reducción en la mejor agudeza visual corregida.7

    El ojo seco es uno de los efectos adversos de la cirugía refractiva.8  Aunque la incidencia es baja, la presencia de enfermedad de ojo seco tras cirugía refractiva corneal es un problema que ocasiona dolor ocular, fluctuaciones visuales, influyendo negativamente en la calidad visual, provocando insatisfacción general y alterando la calidad de vida de los pacientes. Habitualmente puede presentarse de forma transitoria, en el postoperatorio temprano y rara vez se cronifica, hecho este último que puede tener relación con antecedentes de ojo seco.9

    La evaluación de la superficie ocular y el despistaje de la enfermedad de ojo seco, previamente a una intervención ocular, son fundamentales para realizar la indicación y seleccionar la técnica, del mismo modo que el diagnóstico y manejo de la sequedad ocular postoperaroria han de minimizar la sintomatología y la repercusión en la visión del paciente. Disponemos hoy día, además de las pruebas clásicas, de tecnologías emergentes que nos ayudarán en el diagnóstico y seguimiento del ojo seco.10

    A medida que comprendemos mejor los mecanismos multifactoriales que conducen a la enfermedad del ojo seco, los tratamientos han de centrarse en mejorar las deficiencias subyacentes y la inflamación, no solo en el alivio sintomático. Reemplazar los factores de crecimiento deficientes, disminuir la inflamación en la superficie ocular, junto con el tratamiento de la disfunción de las glándulas de Meibomio con dispositivos que estimulen la producción de lágrimas, pueden colaborar a mejorar la situación clínica de la enfermedad.11, 12

    La fisiopatología del ojo seco post-refractivo es un campo muy amplio de investigación básica y clínica. Los cambios inducidos quirúrgicamente en la inervación corneal desempeñan un papel fundamental en la patogénesis de la disfunción y la sequedad lagrimal. Comprender los mecanismos involucrados en la patogénesis de la enfermedad de ojo seco, inducida quirúrgicamente, es un tema crucial, ya que permitirá definir mejor el impacto de esta enfermedad común en la calidad de vida y determinará cuales son los factores de riesgo para padecer ojo seco, haciendo posible seleccionar un determinado procedimiento refractivo según la condición preoperatoria de la superficie ocular.

Fernando Llovet MD, PhD

Fernando Llovet MD, PhD

Dirección Médica Clínica Baviera, Madrid.
Profesor Asociado de Oftalmología, Universidad Cardenal Herrera-CEU, Valencia.
Vocal de la junta directiva de SECOIR (Sociedad Española de Cirugía Ocular Implanto-Refractiva).

Referencias

  1. Verhoeven VJ, Wong KT, Buitendijk GH, et al. Visual consequences of refractive errors in the general population. Ophthalmology 2015;122(1):101–109.
  2. Wen D, Mcalinden C, Flitcroft I, et al. Postoperative Efficacy, Predictability, Safety, and Visual Quality of Laser Corneal Refractive Surgery: A Network Meta-analysis. Am J Ophthalmol 2017;178:65–78.
  3. Eydelman M, Hilmantel G, Tarver ME, Hofmeister EM, May J, Hammel K, Hays RD, Frederick Ferris III F. Symptoms and Satisfaction of Patients in the Patient-Reported Outcomes With Laser In Situ Keratomileusis (PROWL) Studies. JAMA Ophthalmol. 2017;135(1):13-22.
  4. Klokova OA, Sakhnov SN, Geydenrikh MS, Damashauskas OR. Quality of life after refractive surgery: ReLEx SMILEvs Femto-LASIK. Clinical Ophthalmology 2019:13 561–570.
  5. Kamiya K, Igarashi A, Hayashi K, et. A Multicenter Retrospective Survey of Refractive Surgery in 78,248 Eyes. J Refract Surg. 2017;33(9):598-602.
  6. Price MO, Price DA, Bucci FA, et al. Three-Year Longitudinal Survey Comparing Visual Satisfaction with LASIK and Contact Lenses. Ophthalmology 2016;123:1659-1666.
  7. Schallhorn JM, Schallhorn SC, Teenan D, Hannan SJ, Pelouskova M, Venter JA. Incidence of Intraoperative and Early Postoperative Adverse Events in a Large Cohort of Consecutive Laser Vision Correction Treatments. Am J Ophthalmol 2020;210:97–106.
  8. Denoyer A, Elise Landman E,Trinh L, Faure JF, Auclin F, MD, Baudouin IC. Dry Eye Disease after Refractive Surgery Comparative Outcomes of Small Incision Lenticule Extraction versus LASIK. Ophthalmology 2015;122:669-676.
  9. Maychuk DY. Prevalence and severity of dry eye in candidates for laser in situ keratomileusis for myopia in Russia. J Cataract Refract Surg 2016; 42:427–434.
  10. Zeev MSB, Douglas Miller DD, Latkany R. Diagnosis of dry eye disease and emerging technologies. Clinical Ophthalmology 2014:8 581–590.
  11. O’Neil EC, Henderson M, Massaro-Giordano M, Y. Bunya VY. Advances in dry eye disease treatment. Curr Opin Ophthalmol 2019, 30:166–178.
  12. Liu R, Rong B, Tu P, et al. Analysis of Cytokine Levels in Tears and Clinical Correlations After Intense Pulsed Light Treating Meibomian Gland Dysfunction. Am J Ophthalmol 2017;183:81–90.